La investigación sobre el uso temprano del fuego podría ayudar a resolver el misterio de la evolución humana