La tecnología del siglo XXI podría revelar los secretos de los Rollos del Mar Muerto