Estados Unidos no tiene ningún plan para derribar un cohete chino fuera de control y espera que aterrice en el océano, dice el secretario de Defensa.