La interrupción del brexit hizo que el comercio de bienes del Reino Unido con la UE se desplomara un 23% en el primer trimestre