Ready Burger se convierte en la última apertura para unirse a la nueva ola londinense de burger kings sin carne