Los niveles de dióxido de carbono de la Tierra alcanzaron un récord a pesar de la pandemia