La demora en la relajación del bloqueo podría “dañar irreversiblemente” la industria de la música en vivo del Reino Unido