La violencia de los fanáticos es lo único que deshonra a Inglaterra en la derrota final de la Eurocopa 2020