Los británicos admiten que nunca han visitado la mayoría de los lugares famosos del Reino Unido, como la Abadía de Westminster y Stonehenge.