La crisis del agua está creando condiciones de pesadilla en Oriente Medio