Boris Johnson promete a las personas discapacitadas ‘una vida mejor’, pero las organizaciones benéficas dicen que el plan carece de detalles