Los británicos acuden en masa a Port Isaac, Highclere Castle y Truro para pasar sus vacaciones después de verlos en programas de televisión.