Italia y Francia introducen los regímenes de pases de vacunas más estrictos de Europa mientras estallan las protestas en París