Prince Estate vende casi la mitad de los derechos del cantante fallecido a un editor de música de Nueva York