Los británicos luchan por las vacaciones de verano de última hora en Francia con un aumento del 400% en las reservas