El jefe de clima advierte sobre una ‘catástrofe’ y luego respalda los planes de petróleo y carbón