500.000 ciudadanos de la UE quedan ‘en el limbo’ a la espera de una decisión sobre el derecho a permanecer en el Reino Unido