El terror navideño de los británicos mientras las medusas asesinas de 8 pies invaden la Costa del Sol