El baterista Charlie Watts fue la fuerza constante que mantuvo a los Rolling Stones en el tiempo