Gran Bretaña enfrenta escasez de alimentos congelados y carne debido a que los suministros de CO2 se ven afectados por el aumento del precio del gas