A los residentes de la Palma se les dijo que cerraran, sellaran puertas y ventanas en medio del temor a los gases tóxicos