El choque de Inglaterra con Andorra sigue adelante a pesar del fuego en el estadio