Los trabajos de Liberty Steel en el Reino Unido se protegerán con una inyección de efectivo de 50 millones de libras esterlinas