Los británicos hambrientos de vacaciones todavía planean huir al extranjero para pasar la Navidad con sus seres queridos, a pesar de las nuevas restricciones