Medidas del plan B Covid de Boris Johnson aprobadas por los Comunes, a pesar de que casi 100 parlamentarios conservadores se rebelaron