El aislamiento de Covid podría reducirse a siete días en un intento por salvar las reuniones navideñas