Todo lo que necesitas es una toalla de papel para este truco que te muestra lo sucias que están realmente las habitaciones de hotel.