La RAF creó una zona de exclusión aérea en el Castillo de Mey para salvar las siestas de la Reina Madre