El primer ministro reconoce un ‘número terrible’ ya que el total oficial de muertes de Covid supera los 150,000