Los comentarios de Pep Guardiola sobre el Liverpool revelan el filo de la rivalidad «amistosa» con el Manchester City