Los precios de la gasolina y el diésel se disparan a nuevos máximos históricos al eliminarse el recorte del impuesto sobre el combustible