Patrick Vieira patea al suelo a un aficionado del Everton durante una invasión de campo en Goodison Park