Los espectadores de Wimbledon citan la ausencia de Federer por menos fanáticos internacionales en 2022