El jefe de Kick It Out respalda la decisión de rodilla pero enfatiza que ‘el racismo no ha desaparecido’