La fuente del río Támesis se ‘seca’ a medida que se avecina la prohibición de las mangueras en Londres